Cómo lidiar con clientes difíciles

¿Alguna vez has tenido a un cliente pesado, sobreexigente, emocional, inestable, que te acribillaba con emails o mensajes y que esperaba de ti una total y absoluta entrega?

¿Has tenido a un cliente que esperaba que se lo hicieras tú todo y le solucionaras la vida sin él poner de su parte para él luego estar insatisfecho y despreciar tu trabajo?

¿Tienes algún cliente que parece no entender que los whatsapp a las 11h de un sábado son un crimen?

Ayer hablé con un par de amigas y ambas han tenido problemas con clientes difíciles. Una porque la clienta resultó ser una psicópata que le mandaba 20 emails a la semana y le bloqueaba la agenda con sesiones para, encima, terminar por no pagarla y la otra por tener a un cliente insustancial que no se aclara, tiene un pésimo producto y posicionamiento y espera que los servicios de mi amiga hagan el milagro que él no está dispuesto a hacer y no para de venir con pegas a su trabajo.

Se me ocurren muchos más ejemplos, como la gran empresa que, por el hecho de ser grande, cree que debes besar el suelo que pisa, espera que abandones todo lo que estabas haciendo para dedicarte en exclusiva a ellos y se vuelve absorbente y “demanding”.

Drenante, ¿verdad?

Todos, en algún u otro momento en nuestro camino empresarial pasamos por esta experiencia pero lo importante es aprender de ellas e implementar procesos y hábitos para que no vuelvan a pasar.

Por eso en el vídeo de hoy doy varios consejos específicos para saber tratar con clientes difíciles y, lo más importante, que no te vuelva a ocurrir.

Este vídeo lo he disfrutado especialmente y espero que te guste tanto como a mí y te resulte muy útil:

Menciones en el vídeo:

 

¡Ahora es tu turno!

Me gustaría saber si tú también si tú también has lidiado o lidias con un clientes difícil. ¿Cómo te afecta? ¿Qué vas a hacer para gestionar la situación? ¿Qué vas a hacer para que no te vuelva a ocurrir?

¡Deja tu comentario aquí en el blog!

 

Un fuerte abrazo,
Laura

FacebookTwitterEmailWhatsApp