Cómo lidiar y gestionar la decepción

Hoy quiero hablarte de la decepción.

La decepción está vinculada a nuestras expectativas y en una sociedad donde se espera mucho de la vida, donde impera la meritocracia (lo que tienes y consigues, sea bueno o malo es gracias a tu esfuerzo o falta de él) y donde esperamos siempre un final feliz (hola mundo Walt Disney y Hollywood), cuando las cosas no salen como queríamos y la decepción entra en nuestro corazón, puede resultar difícil lidiar con ella y saber gestionarla.

Si no haces algo con ella, con la decepción, si no la reinterpretas o te la explicas de otra forma, puede llegar a convertirte en una persona cínica, resentida y amargada.

La decepción puede venir por cualquier cosa: una relación que no funcionó, el cierre de un negocio, un frustrado ascenso, una amistad o familiar que no estuvo a la altura de la situación, un lanzamiento que no funcionó, etc.

La decepción en sí es como una pérdida, la pérdida de un sueño, de una ilusión. Cuando lo que anhelamos no sucede, entramos en la tristeza que implica el duelo de eso que queríamos, de esa pérdida.

Sabes que yo siempre busco motivarte e inspirarte y quizás pienses que tratando este tema te va a dar bajón. Pero en el vídeo de hoy te explico mi enfoque para no solo superar la decepción, sino salir propulsado de ella.

De hecho, si te digo la verdad, el vídeo de hoy me encanta 🙂

Dale al play y dime en los comentarios qué decepción superaste.

Un fuerte abrazo y espero de corazón que este vídeo te llegue en el mejor momento.

Laura

FacebookTwitterEmailWhatsApp

Descubre cómo tener
la vida que quieres

Aquí tienes mi curso gratuito "cómo realizarte y conseguir tus objetivos", en el que comparto los pasos que debes tomar para conseguir todo lo que te propongas en la vida, tanto en lo empresarial como en lo personal.

Descárgatelo aquí

5 comentarios
  1. JUAN CARMELO
    JUAN CARMELO
    15 octubre, 2019 a las 7:56 pm

    PUES SI HE TENIDO MUCHAS DECEPCIONES. La primera y muy temprano la muerte de mi padre,hay a todos nos cambio la vida en segundos, de tenerlo todo a como digo yo, a buscarte la vida.Pero bueno.
    La ultima decepción ha sido con un cliente nuevo este verano en Burgos.
    Esta persona contacto con migo, pues el aplicador que tenia le estaba dando problemas con sus trabajos.
    Le hago yo un trabajo , que quedo genial y yo pienso por fin ya voy a ser reconocido y voy a salir de Soria. Pues no . Le llamo varia veces para que me pague y me daba unas escusas que parecian lógicas. Yyo con lo de no me paguen y me digan cuentos no paso. Me a pasado muchas y por ahi no paso.Se lo dije a si de claro que si no lo hago con la gente de mi ciudad no lo voy hacer con alguien que he conocido en una semana por muy serio que me diga y la empresa sea grande.Grandes imperios han caido. En fin a Dios a esa oportunidad. Pero sigo pensando y siendo un pesado en intertalo otra vez que llegue esa persona que me abra las puertas. Ysino llega pues para la siguiente vida.

    Responder
  2. Alexandra
    Alexandra
    15 octubre, 2019 a las 9:17 pm

    Como anillo al dedo querida Laura. Llegaron a mi los clientes que siempre he querido tener. Y las cosas no han salido perfectas en lo que les he vendido (soy agente de viajes). La decepción es brutal, la culpa inmensa y la sensación de pérdida de control abrumadora.

    Responder
  3. Leticia
    Leticia
    15 octubre, 2019 a las 10:14 pm

    Hola Laura. Regularmente me gustan mucho tus vídeos y cómo explicas cada concepto. En esta ocasión no estoy de acuerdo contigo en que las personas realistas somos pesimistas. No es así, es importante ver la realidad para saber dónde estoy parado, estoy avanzando o no, qué debo cambiar. Si todo el tiempo estoy en la ensoñación y con una actitud positiva puede ser que me engañe y no de los pasos necesarios.

    Responder
  4. Guzmán
    Guzmán
    21 octubre, 2019 a las 12:30 pm

    MUCHAS GRACIAS LAURA, AGRADEZCO que hayas realizado este vídeo, así como el tratamiento y el enfoque del mismo.

    DECEPCIONES muchas en la vida, desde la tierna infancia, y que poco nos enseñaron en la escuela a lidiar con ellas, tan sólo más responsabilidad y más culpa de que no salieran «correctamente» o como nos decían que tenían que salir. Y qué difícil se hace aún, cuando aparecen y te encuentras en la cresta, tomar distancia y recibirlas como una información más, como un aprendizaje y como un no te rindas y adelante, más aún cuando todo te señala (incluso tú mismo) como el culpable de esa situación.

    Y desde que soy PADRE, cuando a esto se le suma la relación y proximidad, el afecto y el cariño, hay como un plus que hace que te quedes más tocado y cueste más ese enfoque.

    Agradezco de nuevo tus comentarios y la publicación de este video, gracias.

    Responder
  5. Henry
    Henry
    11 julio, 2020 a las 12:02 am

    Las decepciones empresariales dejan gran enseñanza, lo importante es no repetirlas, gracias por esa forma de enseñar

    Responder
Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.